Atrévete a emprender para cumplir tus sueños, y otras cuantas mentiras.

atrevete a emprender. Todo marketing y publicidad para una empresa

No es la primera vez (ni seguramente la última) que nos metemos con el positivismo estúpido y con las mentiras que tiene emprende, pero cada vez parece más necesario poner un poco de cabeza en éste panorama donde parecen pasar dos cosas: La primera, que no existe nada más heroico que un emprendedor, la segunda, que lo único que tienes que hacer es “seguir tus sueños” y entonces te forrarás como Steve Jobs, los chicos de las gafas Hawkers o Antonio Banderas.

Hoy queremos, de nuevo, ayudar a bajar los humos y dejar claros algunos puntos que te van a ayudar si ya estás convencido a emprender, o bien quizá te ayuden a convencerte de lo contrario.

1. Emprender o no emprender no es la diferencia entre ser un soñador maravilloso que siempre va en bicicleta o un aburrido oficinista petardo.

mentiras de emprender. marketing y publicidad de una empresa

Si hay algo aburrido en ésta vida son los tópicos, porque pese a ser tremendamente falsos construyen día a día nuestra forma de ver las cosas. Uno de ellos es el estereotipo de emprendedor exitoso, en zapatillas deportivas y barba, que debido a su gran intelecto montó una empresa, pronto encontró la fama y suele comentar los pasos en los que lo ha hecho en 10 tips que puedes seguir cuando tú también te desaliñes el pelo y decidas vivir tus sueños.

Este estereotipo nos hace ver que éxito significa emprender, y eso no tiene por qué ser cierto en absoluto. De hecho, la gran mayoría de emprendedores de nuestro país apenas pueden ganar para su propio autoempleo y el hecho de que no tengan horario de oficina no significa que no trabajen más horas que una bestia. ¿Significa que no podemos llegar a el éxito entre nuestros pares siendo el perfecto empleado o el perfecto directivo? ¿Es realmente más valiente el CEO de una pequeña empresa que el directivo de una empresa de zapatillas? ¿Por qué tenemos esa obsesión de pensar que sí, cuando no es cierto?

2. La mayor parte del éxito de una empresa no tiene nada que ver con lo genial que fue la idea en un primer momento.

¿Pasas todos los sábados pensando si algún día encontrarás esa idea millonaria que te haga vivir en un yate por el resto de tu vida? Probablemente también pasan así su sábado el 99% de los empresarios. Somos víctimas del marketing de marca personal de las grandes empresas que sí han conseguido el éxito, pero muy probablemente no porque tuvieran una idea millonaria sino por tres aspectos muchísimo más importantes:

  • Haber tenido la suerte de rodearte de que se creara un equipo multidisciplinar (ni siquiera Steve Jobs o Mark Zuckerberg lo crearon todo solos, ninguno estaba solo en su garaje cuando empezaron) que supo crear el camino al éxito gracias al expertise de los diferentes miembros.
  • Haber contado con una buena base de clientes o de contactos que hicieron posible el boom de la empresa.
  • Haber contado con la inversión suficiente. ¿Te han convencido de que sin inversión puedes montar una empresa? Pues es mentira.

3. La realidad es que en éste país no se ayuda absolutamente nada al ambiente emprendedor.

Las ayudas en España a la hora de emprender se basan en palabrería de bancos y políticos y muy pocas veces se resume en nada que sea aprovechable, y no sólo enfocamos ésta crítica a la falta de inversiones, sino a la falta de información y a la complicada burocracia que hace que normalmente se cierren la mayor parte de empresas por problemas derivados de no haber sabido gestionarse con las administraciones públicas.

El hecho de contar con una asesoría, por desgracia y por norma general, no garantiza en absoluto que estemos haciendo bien las cosas con las administraciones, normalmente porque estas empresas se ven obligadas a cobrar tan poco con la cantidad de trabajo que deberían hacer, que simplemente no lo hacen y al final, el problema es que no son ellos quienes pagan las consecuencias.

4. La actitud soñadora y positiva es sólo una pequeña parte de las características que hacen falta para emprender.

Y por favor, éste punto no tiene nada que ver con “si cumples éstas características eres un emprendedor, y si eres un emprendedor eres mejor que nadie”. Emprender, como decíamos en el primer punto, no significa convertirse en cantante de country. Hace falta mucho conocimiento, mucho, no sólo de qué tenemos pensado vender, sino cómo y a quien y mediante qué procesos de negocio. Hace falta tener buenos contactos, hace falta tener inversión suficiente y hace falta tener la experiencia profesional que garantice que se va a dar un producto diferenciador y suficientemente bueno al cliente.

¿Es posible que una persona, recién salida de la facultad, se haga millonaria vendiendo unas simples zapatillas como los chicos de Pompeii? Pues claro. También es posible que te toque la lotería o que te levantes una mañana y hayas decidido cambiarte de sexo, pero no son más que excepciones que confirman la regla de que, por lo general, el hecho de que te ocurra es lo más improbable del mundo.

Este tipo de ideas sólo lleva a la desgracia a miles de personas que, día tras día, capitalizan lo poco que les deja el paro, piden dinero a familiares y lo pierden todo estrepitosamente mientras, además, ganan un enorme complejo de sí mismos porque no consiguieron hacer lo que desde un primer momento, ya era imposible. Ya lo comentamos en nuestro post acerca de las acciones que pueden conseguir que tu empresa fracase.

¿Qué es lo que vosotros opináis? ¡Buscamos debate! Seguro que tenéis muchísimo que aportar.

Suscríbete y recibe GRATIS nuestros 3 ebooks

Cómo crear una web en Wordpress, realizar el SEO de tu web y manejar tu Linked In de manera profesional. Todo lo que necesitas para comenzar tu estrategia online.

¡Muchas gracias! Estamos en contacto.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest